Vida y Salud: Las virtudes que nos guían

20 de Septiembre del 2017
Compartir:

La ética es la rama de la filosofía que discute el carácter bueno o malo de las acciones, disposiciones y hábitos humanos. ¿Cuáles son los principios éticos que deben guiar las publicaciones sobre salud?

Por: Vida y Salud

Todo medio de comunicación —por no decir cualquier empresa humana— depende de los lineamientos éticos que determinan su efectividad: cuando éstos fallan, la visión y la misión del medio o proyecto en cuestión se ven comprometidas. Y, en el caso de Vida y Salud, nuestro periódico mensual enfocado en salud y bienestar, los cimientos éticos y su ejecución práctica tienen una relevancia aun mayor: siendo replicadores de información y rutinas saludables, nuestro compromiso tiene que estar enfocado con eficiencia y responsabilidad en el florecimiento de las poblaciones.

En Vida y Salud, por tanto, nos hemos autoimpuesto patrones éticos que nos permiten cumplir nuestras funciones de educar al público sobre su salud y su bienestar, y esto nos ha obligado a remontarnos a las sabidurías antiguas para mejorar nuestra praxis actual.

Los antiguos griegos se preocuparon por cuestiones relacionadas con la excelencia y el florecimiento, planteando la necesidad de aplicar virtudes y valores a los proyectos humanos para mejorar sus resultados. Esta línea de pensamiento moral, llamada “ética de las virtudes”, exige realizar acciones prácticas que, guiadas adecuadamente por valores, redunden en el beneficio general e individual. La virtud, para los antiguos, demanda actuar moderadamente —sin fallar por exceso ni por defecto— y de manera sostenida en el tiempo: así, las acciones virtuosas se convierten en hábitos saludables y sostenibles por la repetición. Idealmente, además, estas acciones virtuosas tienen resultados benéficos para quien las realiza y, en consecuencia, van acompañadas de placer, facilitando que lo que al principio fue una acción única se convierta con el tiempo en una rutina constante y saludable.

Todo esto funciona muy bien en teoría, pero, para llevarlo a la práctica, es importante tener claro de antemano cuáles deben ser los valores que determinan una praxis periodística en salud responsable y de alta efectividad, es decir, virtuosa. Siendo consecuentes con estas premisas, Vida y Salud orienta sus labores desde una tríada fundamental de valores: Pluralidad, Responsabilidad y Constancia.

La pluralidad es necesaria para sostener sistemas democráticos inclusivos que no vulneren los derechos del otro, especialmente cuando el otro es una minoría discriminada. En nuestro caso, esto implica indagar sobre la situación en salud de cada uno de los integrantes de la comunidad, independientemente de sus conductas, estatus socioeconómico, apariencia, sexo, género u orientación sexual, entre muchos otros factores. La pluralidad nos ayuda a intervenir activamente cada segmento poblacional, y esto, a su vez, redunda en ventajas para la comunidad entera, pues los sistemas humanos son complejos y lo que afecta a uno de sus estamentos termina reflejándose en beneficios o perjuicios para los que lo rodean.

La responsabilidad es importante para garantizar la eficacia y la seguridad de la información que transmitimos: en nuestros tiempos de saturación informática, es fundamental verificar fuentes, contrastar opiniones y validar científicamente la información que esperamos que cada lector instancie en sus rutinas. Somos agentes replicadores de información saludable y, por tanto, le debemos a nuestros públicos veracidad y transparencia. Esta cuestión implica retos, pues en ocasiones debemos posponer la publicación de avances en desarrollo, cuya validez científica no está plenamente garantizada aun. Pero, siendo fieles a la responsabilidad, preferimos proveerle al público información respaldada por la ciencia y que sea verdaderamente provechosa cuando es instanciada en la vida cotidiana.

La constancia, finalmente, es clave a la hora de cualquier resolución humana, y mucho más cuando se trata de salud. Al ir asociada a la perseverancia, la constancia promueve la confrontación directa con las dificultades —sean financieras, relacionales o de salud— desde estrategias sostenidas en el tiempo que permiten que las semillas se conviertan en frutos: cada proyecto está a la espera de su ejecución y su florecimiento, pero cada cosa demanda su tiempo y cada oportunidad su adecuado aprovechamiento. En resumen, por ser constantes, en Vida y Salud comprendemos la necesidad de repetir los actos hasta convertirlos en rutinas, de mantener los lazos de comunicación activos y abiertos, y de sostener los ojos fijos en nuestras metas hasta lograrlas.











Nuestros aliados

Articulos recomendados

Por una Antioquia con Cero Desnutrición
Belleza y función: Una falsa oposición
No comas cuento: Supera los mitos en salud bucal
El reto es vencer la malnutrición en Medellín
Cuidados para niños con infecciones respiratorias
La Mayorista: central de abastos agroalimentario más importante de Colombia
“Salud, Paz y Equidad Social”: Compromiso de todos

Nuestras redes sociales