Sensibilizar con Buenas Prácticas de Manufactura (BPM) de alimentos

24 de Noviembre del 2017
Compartir:

Se espera sensibilizar a más de 10.000 personas en Buenas Prácticas de Manufactura de alimentos, en temas como: Limpieza y desinfección; manejo integral de residuos sólidos; almacenamiento de alimentos; control de plagas; etiquetado de alimentos; Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETA); diseño sanitario; manejo adecuado de alimentos en vía pública; y normatividad sanitaria.

Por: Vida y Salud

 

¡Tratar a los demás como quisiéramos ser tratados!

 

Esta es una de las máximas que quizás mayor sentido cobre en el alcance del proyecto “Aprende, aplica, asegura… Todos construimos salud”, iniciativa de la Secretaría de Salud de Medellín que se desarrolla desde 2015 con un firme propósito: Sensibilizar al mayor número de personas posible acerca de la importancia de las Buenas Prácticas de Manufactura (BPM) de alimentos.

 

Para el proyecto, ese “tratar al otro como quisiéramos ser tratados” se extiende más allá de las prácticas cotidianas de comunicación, que nos exigen, por supuesto, consideración con el otro mediante la palabra. Comprende en este caso, aspectos rel  acionados con el cuidado en la manipulación de los alimentos; compromiso a la hora de prepararlos; adecuación de los lugares donde éstos son dispuestos; correcta disposición de los residuos que se producen; prestar atención a la fuente de donde provienen los alimentos; cuidar de su calidad, etc. Como vemos, la alimentación exige un compromiso ético y cuidado de sí, pero también una enorme responsabilidad con la salud de la comunidad.

 

Visto así, el proyecto alberga un compromiso con la educación para la salud, puesto que busca, mediante la mejora de las prácticas y la reflexión permanente, prevenir las Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETA)*.

 

En el proyecto la tarea es cada vez más gratificante, pues pretende la identificación de los diferentes públicos, compartir conocimientos y experiencias que les permita a quienes participan, ponerlos en práctica en el tránsito de la vida diaria, de manera individual o colectiva. Desde venteros informales, comerciantes, dueños de restaurantes, cocineros, personal de aseo, hasta madres comunitarias, población carcelaria, entre otros, hacen parte de los públicos a quienes se dirige la estrategia.

 

¿Una iniciativa de Educación para la salud?

Metodológicamente el proyecto se desarrolla considerando dos pilares conceptuales: por un lado, la Educación para la Salud (EpS), entendida como herramienta que articula conceptos, acciones e intenciones en diferentes esferas, tanto dentro como fuera de la escuela. “Como herramienta educativa, la EpS, no sólo brinda información y capacitación acerca de la salud como objeto, sino que se propone desarrollar cambios y transformaciones acerca de la salud, que entonces, es entendida como construcción social más allá de los límites del cuerpo individual” (2).

 

Por otro lado, la estrategia IEC -Información, Educación, Comunicación-, alternativa fundamental y metodología para la reflexión y construcción de conocimientos, es ampliamente difundida en intervenciones sociales en salud. IEC se enfoca en desarrollo de actividades de información, educación, sensibilización y movilización para acompañar las intervenciones destinadas a la comunidad, para lograr cambios de comportamiento sostenibles, utilizando herramientas comunicacionales y de reflexión colectiva.

 

Desde los campos de la comunicación y la educación-, [...] la salud se entiende también como un fenómeno social, una realidad presente en la vida cotidiana de los sujetos o, visto desde otro lugar, una práctica social atravesada por procesos comunicacionales (3).

 

En este sentido, desde sus inicios se constituyó como un proyecto educativo, que según Carolina Henao, profesional de la Secretaría de Salud de Medellín, busca promover cambios de comportamientos en las prácticas de manipulación, para garantizar el consumo de alimentos seguros y evitar Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETA).

 

Así pues, desde mayo pasado y hasta noviembre, el proyecto buscó sensibilizar sensibilizar a más de 10.000 personas en temas relacionados con Buenas Prácticas de Manufactura de alimentos. Los grupos asisten a encuentros donde comparten experiencias y se forman en temas como: Limpieza y desinfección; manejo integral de residuos sólidos y riesgos para la salud; almacenamiento de alimentos; control integrado de plagas; etiquetado y rotulado de alimentos; Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETA); diseño sanitario; manejo adecuado de alimentos en vía pública; y normatividad sanitaria.

 

Formación en bioseguridad

A lo anterior se sumó en 2017 un nuevo módulo de formación, que si bien se aleja del tema alimenticio, busca sensibilizar en la normatividad y Buenas Prácticas en los centros de estética ornamental: se trata de un módulo de formación en bioseguridad.

 

El proyecto en esta tercera versión se desarrolla con una estructura de taller participativo y lúdico, liderado por un equipo conformado por profesionales en ingeniería de alimentos, pedagogía, administración y un selecto grupo de humoristas de la ciudad, quienes acompañan cada encuentro con una intervención alusiva a los temas vistos en la jornada.

 

De esta forma quedaron atrás las típicas clases aburridas y se dio paso a un taller en el que se combinan 3 elementos fundamentales para el logro de aprendizajes significativos: Lo primero es un diálogo de conocimientos mediado por un ingeniero de alimentos, quien se encarga de conversar con los asistentes, compartir nuevos saberes y aclarar sus dudas;  el segundo consiste en una actividad práctica (trabajo en equipo, estudio de casos o juego) que conlleva a la aprehensión y reflexión de los conocimientos trabajados; en tercer lugar el módulo es complementado con un show de artistas (Stand up comedy, chistes, trovas y mucho humor), que sugieren otras formas para la formación y el aprendizaje, poco exploradas en los proyectos de salud. 

 

Referencias

1. Inocuidad de alimentos. Organización Panamericana de la Salud (OPS). www.paho.org/hq/index.php?option=com_topics&view=article&id=266&Itemid=40906&lang=es 

2. De V, Ariana, Tudesco F. La educación como proceso de mejoramiento de la calidad de vida de los individuos y de la comunidad. Revista Iberoamericana de Educación. 2009 (25 de junio); n. º 49/7: 4.

3. Díaz, Hernán y Uranga, Washington (2011). Comunicación para la salud en clave cultural y comunitaria. Revista de Comunicación y Salud. Vol.1, No. 1, pp. 113-124.











Nuestros aliados

Articulos recomendados

Salud: Desde dentro y desde fuera
Ya van 1.007 “Huertas con Vos”
Enfermedades y muertes por contaminación en el mundo
Aumento de contaminación del aire en Medellín desmejora la salud
Una sola ciudad y una gran diversidad de situaciones ambientales
Medellín: El reto de ser la ciudad
Medidas para reducir enfermedades y muertes por ambiente malsano

Nuestras redes sociales