Prefiera alimentos orgánicos

1 de Junio del 2016
Compartir:

Por: Redacción Vida y Salud. Con información de http://www.naturopatamasdeu.com/ - Josep Masdeu Brufal, Naturópata. Vivimos gracias a lo que el ecosistema nos suministra: animales, plantas, aire, agua, etc. El equilibrio se rompe cuando consumimos los recursos naturales de forma desmedida, por el aumento de población o la sobreexplotación. Entonces, la naturaleza no da abasto para aprovisionarnos de alimentos, por lo que, si quisiéramos consumir solo productos orgánicos, sería un desafío atender tal demanda. Por otra parte, las personas crean hábitos poco inteligentes y prefieren los alimentos procesados y sintéticos a los naturales. La industria entra a cubrir este asunto de necesidad o de preferencia. ¿Qué son los productos orgánicos? Los alimentos ecológicos u orgánicos, se obtienen de cultivos realizados con técnicas no contaminantes, cuidadosas con el medio ambiente y que no utilizan productos químicos o pesticidas, entre otras sustancias dañinas. Solo utilizan abonos orgánicos y a los animales no les suministran hormonas, sino que su alimentación es totalmente natural. Sin embargo, dado el agotamiento de los suelos y las plagas que proliferan, es difícil producir alimentos sin pesticidas. Además, los residuos químicos duran mucho tiempo en los suelos. Por otra parte, muchos países carecen de leyes que protejan a los consumidores y les garanticen que los productos que compran como orgánicos en verdad lo sean. Ventajas de los productos orgánicos Los alimentos ecológicos además de sanos, tienen todas las vitaminas, mejor sabor y textura, por ser ciento por ciento naturales. Tienen menos agua y más nutrientes, así como más cantidad de hierro, magnesio, vitamina C y antioxidantes y un mejor equilibrio de aminoácidos esenciales. Su producción no causa esterilidad de la tierra. En cuanto a la crianza orgánica de animales, existen las granjas éticas, donde tienen una mejor calidad de vida, al aire libre, desmasificados, con alimentación natural y muerte menos cruel. Pero no solo los consumidores se ven beneficiados; también los productores, al no exponerse a la acción de sustancias tóxicas durante el proceso de cultivo y beneficio de los alimentos.

Una nutrición inteligente debe combinar las técnicas modernas con el conocimiento ancestral y, sobre todo, ser muy consciente de que la nutrición humana depende del planeta, por lo que debe convertirse en una actividad sustentable y responsable en el manejo de recursos que se agotan.
Peligros de los químicos Consumir animales a los que se les suministran sustancias químicas para prevenir enfermedades y acelerar su crecimiento, puede causar resistencia a los antibióticos y alteraciones en el organismo. Los residuos químicos, que prevalecen en los alimentos después de lavarlos, pueden generar:
  • Daños en los sistemas endocrino e inmunológico.
  • Cáncer.
  • Abortos e infertilidad.
Igual sucede con los más de 500 aditivos autorizados, que se utilizan en el procesamiento industrial de muchos alimentos. Asegurar la oferta En este orden de ideas, los científicos deben apoyar la generación de alimentos orgánicos para promover la salud y seguridad alimentaria, mediante métodos holísticos de investigación. Los agricultores deben ser conscientes de su responsabilidad en el cuidado de la biodiversidad. Buscar las semillas y las variedades adecuadas, por su mayor resistencia a las enfermedades y al clima, así como el cultivo de plantas y animales que mejoren los ciclos de los nutrientes y que no agoten los suelos. Al no utilizar pesticidas, regresan o aparecen especies de flora y de fauna así como organismos que facilitan la polinización o que controlan de forma natural las plagas.
La producción y procesamiento industrial de alimentos ayuda a suplir la demanda, pero altera la composición de los mismos al agregarles químicos perjudiciales para la salud y para el medio ambiente.
El costo se justifica Los cultivos orgánicos son más dispendiosos, además de que ofrecen niveles de rendimiento o de producción menor. Esto debe ser compensado por un costo de venta mayor. Pero bien vale la pena la inversión, por salud, cuidado del medio ambiente y seguridad alimentaria de las futuras generaciones. En un entorno de mercado de oferta y demanda, si los consumidores prefieren los productos orgánicos se verá en ellos una oportunidad de negocios y se incrementará la producción, lo cual nivelará los precios, en beneficio de todos. El experto Alejandro Sacha Barrios Healey, en su libro La nutrición inteligente (Editorial Planeta) afirma: “En tiempos modernos, la nutrición es una de las disciplinas que más correspondencias guarda con la economía global y con el futuro de nuestro planeta. Al estar toda la naturaleza entretejida, cada día será más evidente que la salud de cada hombre se extiende también hacia el planeta. (…) Hoy la evolución de la humanidad nos demanda no solo compartir los alimentos con nuestros coterráneos y vecinos, sino además alimentarnos de tal manera que no deterioremos el medio ambiente. Es esta la pregunta que la humanidad empieza a plantearse en nuestros tiempos: la ética alimenticia trata de cómo volvernos comensales conscientes no solo de nuestra salud, sino de todo lo que nos rodea: los ríos, las plantas, los animales, los mares y las montañas”.











Nuestros aliados

Articulos recomendados

Por una Antioquia con Cero Desnutrición
Belleza y función: Una falsa oposición
No comas cuento: Supera los mitos en salud bucal
El reto es vencer la malnutrición en Medellín
Cuidados para niños con infecciones respiratorias
La Mayorista: central de abastos agroalimentario más importante de Colombia
“Salud, Paz y Equidad Social”: Compromiso de todos

Nuestras redes sociales