Pequeñas acciones pueden cambiar el mundo

1 de Junio del 2016
Compartir:

Entre los seres vivos que pueblan la tierra, el hombre es el único con una característica especial llamada cultura. Gracias a este atributo, los humanos podemos planificar, pensar, intervenir y trasmitir principios, valores y tradiciones a la descendencia. Uno de los valores culturales que debemos construir en nuestro núcleo familiar es el del respeto por el medio ambiente. Así, podemos garantizar que perduren estos buenos hábitos, y que las generaciones venideras tengan un entorno apto para vivir. No obstante, pareciera que las ofertas del consumo y del modernismo a ultranza sedujeran más que los principios y los valores de la cultura. Eso se palpa en urbes como Medellín, donde el medio ambiente ya acusa un estado de deterioro tan crítico que no permite ni hacer ejercicio al aire libre. Es bien sabido que si el ser humano entra en conflicto con la naturaleza no puede sobrevivir. Hay interdependencia entre los factores salud y medio ambiente. Si la población no goza de un ambiente sano, muy difícilmente podrá alcanzar el bienestar. En esto influye la educación, porque sin ella no hay equilibrio. La educación, el medio ambiente sano y la salud son derechos del hombre. Pero carecemos de consciencia ambiental. En todo el mundo existe contaminación del agua, de la tierra y del aire, lo que impacta la salud de las personas. La sobreexplotación de los recursos naturales se remonta a mediados del siglo XVIII, cuando comenzó el uso intensivo de las fuentes de energía, a partir de la Revolución Industrial en Inglaterra y después, en el siglo XIX, en países como Estados Unidos, Francia y Bélgica, entre otros. En esta edición hacemos un llamado al rescate del medio ambiente. La naturaleza está al borde del colapso, pues la producción industrial, la poca cultura ambientalista, la excesiva demanda de recursos, el mal manejo de residuos y otra larga lista de prácticas contra la naturaleza ponen en peligro nuestro ambiente y el de las futuras generaciones. Es tiempo de reaccionar e implementar pequeñas acciones con nuestros hijos para, en familia, recuperar el respeto por la naturaleza. Con el ahorro de agua y de energía, la siembra de árboles y una buena cultura de reciclaje estaremos contribuyendo a un mejor ambiente.











Nuestros aliados

Articulos recomendados

Por una Antioquia con Cero Desnutrición
Belleza y función: Una falsa oposición
No comas cuento: Supera los mitos en salud bucal
El reto es vencer la malnutrición en Medellín
Cuidados para niños con infecciones respiratorias
La Mayorista: central de abastos agroalimentario más importante de Colombia
“Salud, Paz y Equidad Social”: Compromiso de todos

Nuestras redes sociales