Parkour: arte del desplazamiento

1 de Agosto del 2016
Compartir:

En los años 80 y 90 surgió una disciplina deportiva que, en sus orígenes, se denominó parcours (recorrido o trayecto) y que hoy se conoce como Parkour.

Por: Redacción Vida y salud.

 

Al francés David Belle, se le considera creador del Parkour, disciplina que se puede definir como un deporte extremo y urbano, de estilo libre. Raymond Belle, padre de David, fue un bombero y militar, quien le enseñó el llamado Método Natural de Georges Hébert, una disciplina usada en el ejército, que busca superar los obstáculos naturales usando solamente el cuerpo.

Por su parte, Juan Alejandro Román Gómez es un joven entrenador que trabaja con el INDER de Medellín, impartiendo clases de Parkour en varias escuelas que la entidad tiene en diversos puntos de la ciudad. Él llegó a esta práctica deportiva, buscando salir del sedentarismo, pues estaba muy dedicado a los videojuegos. Merodeando por internet encontró un video de gente que saltaba muros y empezó a imitarlos, brincando obstáculos en el parque del barrio.

Los practicantes de parkour se denominan traceurs (trazadores).

“El Parkour existe desde que el hombre existe, desde que el cavernícola utilizó sus extremidades para esquivar rocas, para pasar ríos, para cazar su presa”, nos cuenta Juan Alejandro. Es un deporte que busca divertirse, desarrollar la agilidad, superar los propios retos y miedos. “No es competir contra otros, sino realizar un viaje al interior, para descubrir las habilidades, volver a ser como niños, jugar como antes lo hacíamos”, declara el entrenador.

Una de las cualidades que el Parkour les permite desarrollar a sus practicantes es la constancia y la perseverancia, pues hay que practicar mucho para alcanzar la perfección de cada movimiento. Enseña el compartir y el motivar al otro. Fomenta el cuidado del cuerpo: “no hacemos saltos, si no sentimos que nuestro cuerpo está preparado; pero también aprendemos a controlar el miedo”, dice Juan Alejandro, a la vez que destaca que puede ser practicado desde el niño hasta el anciano: “En la escuela de San Javier tengo una alumna de 64 años”.

 

Testimonios

John Fredy Zapata Zabala, 14 años.

“Conocí de esta práctica en películas. Me puse a buscar dónde había una escuela y aquí está (en el INDER). De ella me gusta lo extremo, la agilidad que uno coge, la fuerza. Me aporta mucho: me aleja de los vicios, de las drogas; me motiva a estar fijado solo en esto”.

Brandon Alexander Bolívar Marín, 21 años.

 “Me gusta la libertad que se siente al parcticarlo. Acá comparto con compañeros que aman el deporte y me ayudan. No soy muy sociable y este deporte me ayuda en ese aspecto. Lo practico como hobby, pues mi área de estudio es la astronomía. Tengo una vida muy sedentaria, por eso lo practico”.

 

 

 











Nuestros aliados

Articulos recomendados

Por una Antioquia con Cero Desnutrición
Belleza y función: Una falsa oposición
No comas cuento: Supera los mitos en salud bucal
El reto es vencer la malnutrición en Medellín
Cuidados para niños con infecciones respiratorias
La Mayorista: central de abastos agroalimentario más importante de Colombia
“Salud, Paz y Equidad Social”: Compromiso de todos

Nuestras redes sociales