Los pasos de Viena Ruiz

4 de Mayo del 2016
Compartir:

Por: Redacción Vida y Salud. Fotografías: Luis Londoño y Mauricio Mejía. Un hito de la televisión nacional fue la sección Los Secretos de Viena Ruiz, en el noticiero CM&. Allí, además de su elegancia, fluidez verbal y de revelar confidenciales de la política y del jet set nacional, su presentadora hizo gala de sus esbeltas y bien contorneadas piernas, que se volvieron un ícono de la pantalla. Pero aquí no vamos a hablar de este maravilloso atributo físico de Viena Ruiz Estrada, sino de los pasos que hoy la muestran como una mujer dulce, reflexiva, espiritual, llena de esperanza y que, en el crisol de las dificultades, ha logrado depurar lo verdaderamente esencial de la vida y de las personas. Por encima de todo Dios y “Pasión, entrega, disciplina, honradez y amor” son los pilares sobre los que ella ha construido su personalidad y las relaciones con el entorno familiar, laboral y social. Sin duda la disciplina ha sido la característica que la mantiene incólume, a pesar de las separaciones, las quiebras económicas, la hipocresía de tantos “amigos” y la enfermedad. “He sido una mujer enamorada de la vida, por eso le meto tanta pasión”, asegura. Eso y la capacidad para no llenarse de amargura, sino recoger de cada experiencia vivida lo positivo y seguir construyendo sobre ello. “La vida ha sido muy fuerte. Los últimos cuatro años han sido como 20 mil tsunamis. La gente a veces piensa que porque uno sale en televisión todo es pleno, o que porque uno es un personaje conocido todo es perfecto. Pero uno nunca deja de ser un ser humano normal”, relata. Tan normal que tiene que pagar las cuentas y velar por la manutención de sí misma y de sus cuatro hijos. Fortalecida en la fe “Cuando uno toca fondo y se da cuenta de que la solución no está en el dinero, es cuando uno se da cuenta de la verdadera dimensión del poder de Dios. Para mí Dios ha sido mi todo”, afirma. Según Viena, la clave está en “no soltar a Dios y soltarle el problema a Él, para ver que el milagro ocurre”. Afirma que siempre, sobre todo en los momentos de oración, le da gracias a Dios, especialmente por los últimos cuatro años: “Qué aprendizajes tan duros, tan grandes, tan bonitos…”, reflexiona. viena2Aparte del Ser Supremo, la familia (madre, hermanos e hijos) han sido los bastiones que le han permitido a ella restaurarse: “Sin Dios y sin mi familia no sé qué sería de mí. Tengo muy pocos amigos, muchos se fueron; qué buen colador de amistades…” Crisis como oportunidad El hecho que Viena viva hoy sin resquemores ni resentimientos se debe a que ha comprobado que las crisis fortalecen. “Cuando uno tiene problemas, hay dos caminos: o te hundes o sales adelante. Te hundes cuando tomas la decisión de ser la víctima y dices “de aquí no puedo salir”. Para mí las crisis son oportunidades de aprendizaje y de crecimiento”, advierte. Por otra parte, de las crisis Viena resalta los aprendizajes emocionales, espirituales y racionales. Entre los emocionales y espirituales destaca que la persona se vuelve más compasiva y misericordiosa: “cuando tú vives situaciones tan complejas, entiendes el dolor ajeno, la tristeza y la desesperación de los demás”. Entre los racionales plantea, en una aparente paradoja, que uno aprende a ser irresponsable, es decir, deja de preocuparse tanto y a confiar en la voluntad divina. “Yo le digo a Dios: “necesito pagar esto, lo pongo en tus manos”, y ya. Llegan las soluciones”, refiere. Pero no todo han sido vicisitudes. No duda en calificar como los días más felices de su vida cuando supo de sus embarazos y el del nacimiento de sus hijos (los trillizos y el bebé Carlos Mario) El momento fulgurante de la televisión y la revista Nueva, lo recuerda con alegría, más no lo añora ni siente nostalgia de ello. “A mi edad, hoy soy feliz. Nunca he sentido tanta paz y felicidad como la que siento hoy. Estoy muy contenta, me encanta donde estoy”, enfatiza.

Definición de belleza:“Si solo los ojos vieran las almas, en vez de los cuerpos, qué tan distintos serían nuestros ideales de belleza”
Sus conceptos El amor lo representa en Dios, la familia y los hijos; lo define como entrega total. La familia para Viena es el apoyo y la manifestación de un amor sin límites, cuya importancia se siente en las pruebas; después de Dios considera a la familia como su centro y apoyo: “ahora que vivo con mi mamá, me despierto un domingo y digo: “Tan rico, estoy acompañada”. Antes estaba con mis hijos, pero ellos eran pequeños… Si uno tiene la familia hay que gozarla, no se puede desaprovechar esa oportunidad”. El matrimonio lo define como grandes pero lindas pruebas, que le permiten a la pareja crecer. Considera primordial aprender a entregar sin recibir nada a cambio: “si entras en un matrimonio, o en cualquier relación, no por amor sino por soledad, te vas a volver a sentir sola, porque esa persona no te llena; tú te tienes que llenar a ti misma. El matrimonio es entrega, desinterés, complicidad libertad, respeto y tolerancia”. La fama es solo un peldaño que permite alcanzar ciertas cosas a las que aspiramos. “Lo que me gusta de la fama es el cariño de la gente. En los momentos difíciles ha sido una bendición”, afirma. En cambio, el dinero para ella es apenas un elemento que ayuda a vivir en esta tierra. A la enfermedad la cataloga como oportunidad de crecimiento, de aprendizaje y de evolución. “Uno no puede esperar que si tiene 80 años vaya a tener salud perfecta; es parte de la vida. Si tienes eso claro, no la ves como un enemigo, sino como un aprendizaje”, opina. La belleza, a nivel estético, son unos patrones que la sociedad o uno mismo se ha impuesto. Pero belleza es: tener paz, estar con Dios, con tu familia, tener la conciencia limpia, poder mirar a los demás a los ojos sabiendo que todo lo que has hecho ha sido correcto; es una sonrisa, es el amor de familia, es mirar a mis hijos. La tiene la persona que se quiere, se valora y se respeta. Es la energía que transmites. No creo en los cánones de belleza. Me encanta esta definición que encontré en un post: “Si solo los ojos vieran las almas, en vez de los cuerpos, qué tan distintos serían nuestros ideales de belleza””, asevera. Feliz con su presente Se declara absolutamente feliz con su trabajo en Televid, al que denomina “una bendición”, porque le permite disfrutar más con sus hijos, le significa felicidad, reposo, tranquilidad, aprendizajes y espiritualidad. “Dios me mandó lo que me gusta y sé hacer: la televisión. Me siento en mi elemento, al poder hablar de espiritualidad, de Dios, de Jesús, sin que la gente diga “esta vieja fanática”, sino que diga “qué chévere, tiene toda la razón, vamos por esa””, declara. Otra actividad que le motiva es el trabajo social. Por eso, es promotora de la iniciativa internacional Nourish the Children, liderada por Un Skin, para ayudar a erradicar la desnutrición en los niños wayuu, en La Guajira. La intervención consiste en la entrega de un suplemento alimenticio, efectivo para recuperar a personas en estado avanzado de desnutrición y que ha permitido erradicar esta condición en países del África. La idea es contar con padrinos que sufraguen mensualmente los costos de mínimo una bolsa con 30 raciones que beneficiarán a un niño desnutrido. No cabe duda de que la adversidad no quebrantará fácilmente las alas de este ave Fénix quien, a pesar de las vicisitudes, no pierde la lozanía y el empuje.











Nuestros aliados

Articulos recomendados

Por una Antioquia con Cero Desnutrición
Belleza y función: Una falsa oposición
No comas cuento: Supera los mitos en salud bucal
El reto es vencer la malnutrición en Medellín
Cuidados para niños con infecciones respiratorias
La Mayorista: central de abastos agroalimentario más importante de Colombia
“Salud, Paz y Equidad Social”: Compromiso de todos

Nuestras redes sociales