Jugar con los hijos reporta grandes beneficios

4 de Abril del 2016
Compartir:

Por: Dr. Alberto Cogollos Bermúdez. Psicólogo y miembro de Saluspot. Tiempo versus compañía es uno de los factores más relevantes al momento de dedicarles a nuestros hijos un rato de esparcimiento, provisto de juegos y de actividades que sean de sus gustos e interés propio. Culpamos a nuestras responsabilidades y hasta al cansancio como causas del tiempo perdido al lado de nuestros hijos, sin pensar que más que la responsabilidad de ser padres, son los momentos maravillosos los que quedan en la percepción del niño y significan la gratificación psicológica de los padres. Factores como la alegría al reír o hacer mimos; caminar de forma chistosa, montados a caballito o simplemente revolcándonos en el suelo; la creatividad aplicada a interactuar con juguetes o construir armatodos, hacer una torre de naipes o ayudarles a quitarles las ruedas a los carros o las cabezas a las muñecas; el intercambio de información al dialogar con ellos, contarles un cuento, inventarnos una fantasía o simplemente un chiste de mal gusto; el contacto físico al tirarlos a lo alto o echárnoslos encima del pecho o jugarnos un partido de fútbol o básquet o simplemente tirar la pelota; las travesuras que podemos compartir al secundarlos en el ataque al refrigerador para degustar una rica gelatina o una galleta de la lonchera… Todas estas son cosas tan elementales, pero que tanto benefician el desarrollo psicosocial de nuestros hijos, en un proceso dinámico de relación simbiótica entre el niño y el mundo que lo rodea, donde intervienen elementos como el desarrollo del ciclo vital y agentes mediadores en el desarrollo psicosocial del niño como la familia, la escuela, la comunidad, etc.

Una de las mejores inversiones es el tiempo dedicado al juego con nuestros hijos. Mediante él no solo se expresa y fortalece el afecto, sino que se transmite el conocimiento, se promueve la creatividad, se establecen roles y se forma en la disciplina, las normas y demás competencias para una relación social sana.
No alcanzamos a dimensionar el gran beneficio que ello aporta a nuestra vida personal y de pareja y, aún más, de familia. El efecto – causa se nota dentro de la psicología parental como una relación, en la que se percibe y se maneja la autonomía de los hijos y la disciplina, con la autoridad y las normas que los padres quieren transmitir. Más que un juego, es el acompañamiento constante y el juego de roles en los que se debe basar la relación intrafamiliar, a partir de una comunicación constante y en la proyección hacia una psicología positiva, llena de valores y fortalezas. Éstas serán las bases fuertes y compactas de los niños para un buen desarrollo de la personalidad. Por esta vía se evitará en los infantes conductas contradictorias de egoísmo o individualismo; o comportamientos antisociales, factores de riesgo de corte temperamental y sociocognitivo. En contraposición, los problemas de socialización infantil se reflejarán en la mala conducta, la pérdida de notas, la hiperactividad, la agresión y, en el futuro, podrían derivar en psicopatologías de alto nivel, como la conducta problemática o delictiva. Gracias a la interacción y los juegos, los hijos toman a sus padres como referentes y las destrezas de los padres son trasmitidas a los hijos, en una relación y asociación paterno – filial, lo cual contribuye a mejorar su autoestima y motivación en sus habilidades frente a sus limitaciones y, lo más importante, a relacionarse con su entorno, a respetarse y a cumplir las normas sociales. Solo queda en el ambiente una pregunta, que terminaría de englobar el bosquejo de la narración, ¿Vale la pena sacrificar el tiempo para jugar con su hijo?











Nuestros aliados

Articulos recomendados

Por una Antioquia con Cero Desnutrición
Belleza y función: Una falsa oposición
No comas cuento: Supera los mitos en salud bucal
El reto es vencer la malnutrición en Medellín
Cuidados para niños con infecciones respiratorias
La Mayorista: central de abastos agroalimentario más importante de Colombia
“Salud, Paz y Equidad Social”: Compromiso de todos

Nuestras redes sociales