Fitness, al estilo Eileen Roca

30 de Noviembre del 2015
Compartir:

De cuando en cuando surgen ciertos temas que saltan a la cotidianidad de la vida, se vuelven moda y algunos logran instalarse en el imaginario de la gente. Se vuelven asuntos aspiracionales para muchas personas. Son norma o medida de lo que debe ser. Tal es el caso del término “fitness”, que se refiere a la condición de estar físicamente en forma y saludable. Muchos lo enfocan hacia la parte física del cuerpo: realizar ejercicio, ser delgado, atlético... tener buena figura. Pero el ser humano es una integralidad de cuerpo y mente. Los dos deben estar en buena forma para que la persona esté y se sienta bien. Para entender mejor el concepto, dialogamos con la ex reina de belleza, actriz y empresaria Eileen Roca Torralvo quien, desde su experiencia, nos comparte su visión del tema. Eileen pone el énfasis del estilo fitness en comer saludable. Ella considera que siempre ha sido así, pero que ahora está en auge la parte del ejercicio, debido a famosas que han creado furor con el entrenamiento funcional. El entrenamiento funcional consiste en realizar ejercicio tipo cardiovascular, es decir, aquel que aumenta la frecuencia cardíaca hasta el nivel donde aún es posible hablar pero se empieza a sudar un poco. Generalmente se realiza sin mucho peso, solo con el peso del propio cuerpo, sin necesidad de acudir a un gimnasio. Un estilo al alcance de todos El estilo fitness está al alcance de cualquier persona: “lo que pasa es que ahora, porque le pusieron fitness, cualquier comida que sea fit es mucho más costosa. Pero el entrenamiento funcional uno lo puede hacer en casa, en los parques, trotar... Cuidarse en la alimentación: comer proteínas, pocas grasas, controlar las calorías, consumir una harina en el desayuno y otra en el almuerzo. Ahora, como es fit, venden las galletas de qinua, de proteína y de harina de almendras. Pero se puede hacer un cereal con avena, comer carne sin grasa, o lentejas y legumbres, que también son proteínas”, recomienda Eileen. Para ser “fitness” basta con realizar entrenamiento funcional y alimentarse de forma sana. Si la persona no sabe qué hacer o es “floja”, es bueno tener un entrenador que le guíe, le exija y le cree la disciplina. Para eso son útiles los gimnasios. En cuanto a la alimentación, Eileen nos cuenta que normalmente no consume azúcar, toma los jugos naturales y simples. “Aunque los fines de semanas sí me doy mi premio: me como un postre”, revela. Su desayuno consiste en unas galletas integrales con café en leche (reconoce que hay personas que no toman la leche, pero que a ella le encanta) Recomienda consumir los lácteos bajos en grasa. En el almuerzo ingiere una sola harina y en poca cantidad. “No tengo una actividad física, no entreno todos los días; pero si entrenara todos los días me podría comer las harinas normales, por eso trato de cuidarme un poco más”, nos cuenta. En la noche, ninguna harina; más bien sopa de verduras y pollo a la plancha.

[contentbox align="left"]Una alimentación fitness es, en esencia, sana y balanceada. No requiere de procesos especiales, ni que lleve la etiqueta “fit”. El complemento ideal es realizar ejercicio. Tampoco nada especial, que requiera de gimnasios, solo hacer cardio (trotar, caminar, hacer sentadillas, abdominales, montar bicicleta, etc.)[/contentbox]
No hay estándares de belleza Para Eileen Roca la belleza es sinónimo de armonía. “Eso que la marcación, que los músculos... no. Cada uno tiene un ideal de belleza. Para mí es la armonía del conjunto, desde tu personalidad hasta tu físico. No tienen que ser medidas de 90 - 60 - 90, sino que tu cuerpo tenga armonía, que se vea bonito, que se vea estético. Entre más natural, mejor”, declara. Eso sí, resalta la importancia de cuidarse y sentirse bien para la autoestima. “Cuando comienzas a cambiar de alimentación, desde las uñas hasta el pelo te cambian; el estado de ánimo, tu energía... todo cambia”, conceptúa. Sin embargo, ella no pone el énfasis en el aspecto físico como lo más destacable en una persona. Sin embargo, hace notar la importancia del orden en la presentación, que no se note descuido en la persona. Propone intervenir lo corporal solo cuando haya un aspecto que realmente sea problemático, como la obesidad o el sobrepeso; de lo contrario, sería poner la vanidad por encima de Dios. Afirma que cada quien debe sentirse bello, para que los demás lo vean así. Por otra parte, asegura que es importante envejecer con dignidad, que eso hace ver más hermosas a las personas. Recomendaciones de una beldad Eileen recomienda cuidar el cutis, con el uso de cremas, pero no tocarse el rostro con cirugías. “Hay que hidratarse la piel, prevenir las manchas, hay cremas muy buenas que se pueden utilizar; también hay recetas caseras, por ejemplo avena y azúcar”, aconseja. En su concepto, para el cuerpo lo mejor es la alimentación. “Para mí es más importante la alimentación que el entrenamiento físico; éste es un complemento. Si tú te alimentas bien, te empiezas a sentir bien. Bajarle al consumo de azúcares, no dejarlos del todo, bajarles a los fritos y a los carbohidratos. Pero uno no debe ser esclavo de la comida sana. Si un jueves me invitan a comer, entonces los otros días estoy bastante juiciosa y el jueves me doy gusto”, nos comparte. Tampoco recomienda hacer dieta (dejar de comer) porque esto baja el metabolismo y, cuando la persona come, causa rebote: aumenta de peso para nivelar. La clave está en saber comer y hacer actividad física, caminar, ir a la ciclovía, en vez del ascensor utilizar las escaleras, etc.
[contentbox align="left"]El estilo fitness está al alcance de cualquier persona: “lo que pasa es que ahora, porque le pusieron fitness, cualquier comida que sea fit es mucho más costosa.[/contentbox]
¿Y las cirugías estéticas? Frente a este asunto Eileen recomienda no realizarlas, a menos que sean necesarias. “Las cirugías estéticas son para hacer sentir mejor a una persona que de verdad lo necesite. No se deben convertir en una obsesión. Si la ciencia avanza y la medicina avanza, me parece perfecto el que se las quiera realizar, siempre y cuando tengan un efecto positivo en la persona”, opina. No está de acuerdo que se efectúen en personas muy jóvenes, cuando están en crecimiento y en proceso de desarrollo. En su caso particular, dice no temerle en absoluto a la vejez. “Yo me cuido en mi alimentación, entreno, me aplico mis cremitas diarias; tengo un ritual diario de cremas, pero no estoy invadiendo mi cuerpo. He visto mujeres que envejecen y son mucho más hermosas que las que se han hecho miles de cosas por no querer envejecer”, puntualiza.











Nuestros aliados

Articulos recomendados

Por una Antioquia con Cero Desnutrición
Belleza y función: Una falsa oposición
No comas cuento: Supera los mitos en salud bucal
El reto es vencer la malnutrición en Medellín
Cuidados para niños con infecciones respiratorias
La Mayorista: central de abastos agroalimentario más importante de Colombia
“Salud, Paz y Equidad Social”: Compromiso de todos

Nuestras redes sociales