El mejor desayuno

30 de Noviembre del 2015
Compartir:

Por: Dra. Gina Paola Niño Orbegoso, especialista en nutrición y dietética miembro de Saluspot. En el afán del diario vivir, muchas personas no tienen el hábito de desayunar o lo hacen de una manera inadecuada, lo cual pone en riesgo su salud y su estado nutricional. El desayuno es muy importante para comenzar bien el día, pues el organismo requiere de energía para todas sus funciones y viene de un periodo de ayuno prolongado, que inició después de la cena del día anterior. Son muchos los beneficios de desayunar saludablemente, entre ellos: una buena digestión, activación del metabolismo, prevención de la hipoglucemia, la diabetes y problemas de sobrepeso y obesidad, entre otros. Está demostrado que las personas que desayunan tienen un mejor rendimiento laboral y físico, además de un mejor estado de ánimo. ¿Cuál es el mejor desayuno? Es importante que el desayuno provea al organismo de energía, por lo menos un cuarto de la recomendación diaria, a partir de proteínas magras, grasas de origen vegetal y carbohidratos de lenta absorción. Asimismo, el desayuno saludable debe tener un adecuado aporte de fibra, vitaminas y minerales, indispensables para el mantenimiento de un adecuado estado de salud. Recomendaciones

  1. Eduque a los niños desde pequeños en el hábito de desayunar saludablemente y sobre los beneficios para la salud.
  2. Levántese con antelación, desayune despacio, en un ambiente relajado y en familia.
  3. El desayuno es una de las comidas más importantes del día, es mucho más que tomar un café o una infusión, y debe contener una fruta, un alimento fuente de energía, una porción de proteína y una bebida.
  4. Prefiera el consumo de frutas al natural; evite jugos industrializados y altos en azúcar.
  5. Reemplace los productos de panadería tradicionales por integrales, debido a su contenido de fibra.
  6. Minimice el consumo de azúcares, bebidas azucaradas, achocolatadas, mermeladas y pasteles con dulce.
  7. Evite el excesivo consumo de grasas de origen animal; prefiera el aceite de oliva para el pan, en cambio de la mantequilla o la margarina; evite los embutidos y las carnes procesadas, reemplácelos por quesos bajos en grasa, nueces o almendras.
  8. El desayuno debe ser variado. Una idea es planificar con tiempo los desayunos de toda la semana para evitar la monotonía y hacer del desayuno un momento agradable.
[contentbox align="left"]Recuerde: ¡nunca salga de casa sin desayunar! Su organismo lo agradecerá.[/contentbox]
¿Dónde están los nutrientes? De todos los grupos de alimentos, el desayuno ideal debe tener por lo menos cuatro:
  • La fruta: no debe faltar; aporta vitaminas, antioxidantes, agua y fibra, indispensables para un adecuado metabolismo y digestión. Buenas opciones son: papaya, melón, granadilla, pitaya, mango, fresas, kiwi, ciruelas, mandarina o naranja. Cantidad recomendada para un adulto sano: ¾ de taza (entre 100 y 150 gramos)
  • Cereal o derivado: aporta energía a partir de carbohidratos. Lo ideal es seleccionar cereales con fibra como avena en hojuelas, granola, pan integral, galletas o tostadas integrales. Además de facilitar la digestión, dan saciedad prolongada, por lo que disminuyen el deseo de consumir alimentos poco saludables y en horas no adecuadas. Cantidad recomendada para un adulto sano: una porción de entre 30 y 40 gramos.
  • Proteína: favorece el mantenimiento de la masa muscular y ayuda a fabricar y regenerar nuestros tejidos. Opciones saludables: el huevo, lácteos bajos en grasa, como el queso y la cuajada descremados, las semillas de chía, la quinua o quinoa, nueces y almendras. Cantidad recomendada para un adulto sano: una porción de entre 30 y 50 gramos.
  • Bebida: el agua es importante para el adecuado funcionamiento de todas las células del organismo. Tenga en cuenta que la bebida del desayuno, caliente o fría, debe tener un valor nutricional óptimo, que provea al organismo de vitaminas como la A y la D y minerales como el calcio, indispensables para la salud ósea. Algunas opciones: leche, yogur o kumis bajos en grasa. Para los intolerantes a la lactosa, la leche de almendras, la horchata, leche de soja y de arroz son alternativas saludables. Cantidad recomendada para un adulto sano: un pocillo o vaso.











Nuestros aliados

Articulos recomendados

Por una Antioquia con Cero Desnutrición
Belleza y función: Una falsa oposición
No comas cuento: Supera los mitos en salud bucal
El reto es vencer la malnutrición en Medellín
Cuidados para niños con infecciones respiratorias
La Mayorista: central de abastos agroalimentario más importante de Colombia
“Salud, Paz y Equidad Social”: Compromiso de todos

Nuestras redes sociales