Daniela Maturana: “Sí se puede”

1 de Agosto del 2016
Compartir:

Ser joven, mujer y afro no fue obstáculo para que Daniela Maturana Agudelo resultara electa concejal de Medellín y ocupara la presidencia de la corporación.

Por: Redacción Vida y Salud

 

Ser hija del director técnico de fútbol Francisco ‘Pacho’ Maturana y tener solo hermanos varones, le confirió a Daniela Maturana Agudelo un gusto especial por el deporte. Pero también ama viajar y aprecia la cultura; como todo joven es inquieta y entusiasta; le gusta experimentar y soñar. En su primer intento en la política fue elegida concejal de Medellín por el movimiento Creemos, el mismo al cual pertenece el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez Zuluaga. Hoy, es la presidenta de la corporación que aprueba los Acuerdos que permiten direccionar la administración pública de la ciudad.

Vida y Salud dialogó con ella sobre los temas de que se ocupa en su labor edilicia.

 

Recién se aprobó el Plan de Desarrollo de Medellín, ¿qué quedó allí consignado en materia de atención primaria en salud?

El Plan de Desarrollo busca que Medellín sea una ciudad legal, equitativa y segura. A partir de esos tres principios, y con el hilo conductor de la confianza, buscamos desarrollar todas las acciones. Eso es lo novedoso de este Plan: le apostamos a la confianza y a la cultura ciudadana para transformar la vida. En temas de salud hay varios proyectos, en la dimensión que trata de equidad social. 

Hay dos retos grandes: Medellín le apuesta a la salud y Medellín digna. Buscamos que, con el acceso de toda la población a la seguridad social y al sistema municipal de salud, cada vez seamos una ciudad más equitativa. Algunos recursos del superávit se van a destinar a la Secretaría de Salud, para que más de 630 mil personas tengan acceso a la salud y cuenten con aseguramiento. En esta administración queremos llegar a un 99% de cubrimiento en salud.

 

En medio de la crisis de la salud, cuando las instituciones se quejan de falta de recursos y de la gran deuda que las asfixia, ¿cómo hacer para que las personas del régimen subsidiado tengan acceso a servicios oportunos y de calidad?

Hay que retomar la confianza en las instituciones. Una de las grandes apuestas es fortalecer Metrosalud y Savia Salud. Aunque la solución no depende solo del municipio, sino que también deben participar el gobierno nacional y la gobernación de Antioquia. Queremos inyectar recursos, pero que haya confianza, gracias a la buena prestación del servicio. Hace poco visitamos la unidad de salud de Nuevo Occidente y encontramos una atención VIP, por la infraestructura, que es de la más alta categoría. Sin embargo, hay que buscar que la atención sea buena, que las personas tengan acceso a los especialistas. Eso busca el Plan de Desarrollo: que la atención en los centros de salud no sea solo hasta las tres de la tarde o siete de la noche, sino que sea 24 horas. También necesitamos el talento humano idóneo. Queremos que haya servicios en especialidades como Psiquiatría, Ginecología y Obstetricia, entre otros.

 

Desde la perspectiva de mujer joven e interesada en el bienestar de la población, ¿cómo considera que se encuentra la política de salud pública en nuestra ciudad?

Debemos buscar un modelo en el que cualquier persona tenga una atención en salud de calidad, que no siga existiendo esa brecha entre el que tiene medicina prepagada y el que está en el régimen subsidiado. Hay que seguir consolidando los equipamientos de salud. Pero, lo más importante es el talento humano; una de las grandes consignas en política pública es que podamos captar, cautivar y seducir a ese talento que sale de universidades como la de Antioquia o el CES, sobre todo en especialidades. En los centros de salud hay médicos generales, pero especialistas son muy pocos a los que la gente pueda acceder. Que tengamos más oncólogos, pediatras, ortopedistas al servicio de la comunidad.

 

A usted le interesa la promoción del deporte, ¿qué iniciativas promueve desde su labor en el concejo para que esta práctica, que está relacionada con la salud, adquiera relevancia?

Desde que estábamos en campaña, vimos la necesidad de crear y consolidar una política pública para el deporte, la actividad física y la recreación. No solo el deporte competitivo, sino como una forma de prevenir las enfermedades; que tengamos hábitos de vida saludables, para que las personas se enfermen menos por presión alta, colesterol o infartos. Esta política pública la hemos denominado “Cultura D”: vivir la cultura del deporte en el día a día. No solo que se articulen la empresa privada y el sector público, para generar un ecosistema y definir cuáles son los responsables, sus roles y funciones, sino generar la cultura en las personas, que se levanten temprano y destinen al menos 30 minutos a realizar actividad física, una clase de aeróbicos, a caminar… El deporte enseña valores no solo desde lo competitivo, como el trabajo en equipo, sino que enseña la tolerancia y la disciplina y los hábitos de vida saludable.

 

Junto al deporte, la nutrición es importante para el bienestar y la salud de la comunidad. ¿Cómo lograr la seguridad alimentaria y qué propondrá desde el Concejo en este sentido?

Como Concejo, nuestro alcance es poco, porque la administración es la que toma acciones. Pero en el mes de julio se realizó un debate de control político, liderado por el concejal Jaime Mejía, donde se hizo un estudio riguroso de la seguridad alimentaria. También se le están haciendo llamados a la administración municipal sobre cómo están las instituciones educativas y, dentro de ellas, los restaurantes escolares. Un niño con hambre es muy difícil que se concentre en la clase, o que rinda en el deporte.

Estaremos haciendo el control político y vigilantes, sobre todo de la calidad de los alimentos. No solo es cobertura, sino calidad: que tengamos cada vez niños mucho más protegidos en sus entornos escolares, desde un buen maestro y seguridad en los planteles educativos, y con unos buenos restaurantes escolares, que brinden una alimentación sana, para una nutrición adecuada. La seguridad alimentaria es para todos, pero especialmente para los niños y adolescentes, para poder tener después personas sanas y saludables.

La cultura es la posibilidad de alimentar el espíritu, ¿cuál es su visión de este tema y qué proyectos de fomento pretende impulsar?

La cultura, como el deporte, es transversal a la vida de todas las personas. En Medellín se ha trabajado fuertemente por la promoción de la economía creativa o economía naranja, que es todo lo que tiene qué ver con las industrias de lo intangible, porque toca el diseño, la imaginación y la creatividad de las personas. 

Esa industria se ve reflejada en el turismo, en artes escénicas y danza, en la industria audiovisual, que cada vez es más fuerte acá, buscamos cómo podemos trabajar para que una persona pueda vivir de cantar, de tocar un instrumento, de hacer cortometrajes o documentales; debemos apostarle a eso, al fortalecimiento de las casas de la cultura de la ciudad, de la Red de Bibliotecas; porque no solo es el que canta o baila, sino el que quiere escribir poemas o cuentos, o el que está fomentando la lectura. Otro de los proyectos importantes es continuar fortaleciendo las Redes de Escuelas de Música, de Artes Escénicas, de Danzas. 

Otro de los asuntos importantes, y que lo tuvimos en cuenta en el debate de adición presupuestal, es la agenda cultural de Medellín. Muchas veces uno dice “me voy a Bogotá, al Festival Internacional de Teatro, porque acá no hay”. Y aquí sí hay. En el centro hay más de 20 teatros que necesitan acompañamiento, ser fortalecidos y que podamos conocer la oferta cultural que desarrollan. Una de las grandes metas de la Secretaría de Cultura es crear una plataforma para que cada ciudadano esté enterado de qué está pasando en Medellín, que lo pueda disfrutar y que nos apropiemos de estos eventos y espacios de ciudad.

 

Frente a la población afro, ¿considera necesario impulsar iniciativas particulares de promoción o será más apropiado fomentar la equidad y el respeto en general por las personas?

Hay que trabajar por todo, por la ciudad. Uno es concejal de Medellín, no de una comuna específica, ni de salud o de deportes. Sin embargo, hay todavía retos grandes en materia de cultura y del respeto hacia la diversidad. Por eso incluimos dentro del Plan de Desarrollo un proyecto que se llama Medellín Diversa, para fomentar el respeto por el otro, independientemente de nuestro color de piel, si somos afros, indígenas, población con discapacidad o si somos población LGBTI. 

 

La joven y novel líder política trabaja desde el Concejo de Medellín por temas relacionados con el deporte, la mujer y los afrodescendientes.

Al comienzo mencioné que este plan tiene algo novedoso, que es una gran apuesta por la cultura ciudadana, por la confianza en uno como persona, en el otro como vecino como familiar y en las instituciones; para eso el hilo conductor es la cultura ciudadana. Queremos personas respetuosas con las señales de tránsito, con las normas, que paguen los impuestos, que dejen la cultura de la ilegalidad. Falta todavía crear consciencia, a partir de campañas, para que nos respetemos los unos a los otros. Todavía hay discriminación y racismo; no tiene acceso de igual manera a las ofertas laborales la población afro que los mestizos o los blancos. Los indígenas y los afros son los que están en situación de pobreza extrema, no tienen acceso a salud y a educación. Yo creo que sí hay que manejarlo de forma diferencial para poder ir disminuyendo esas brechas.

 

¿En qué beneficia a las mujeres de Medellín y a los jóvenes que una mujer joven presida el Concejo de la ciudad?

Más que beneficio es decirles “sí, se puede”. Cuando yo me iba a lanzar al concejo decía “pero yo, mujer, con 28 años… ¿Será que sí lo voy a lograr?” Sí, se puede. Lo puede hacer uno de manera bien y transparente, con argumentos, disciplina y orden. Que yo esté acá es decirles a muchas mujeres y a muchos jóvenes: vengan, trabajemos; porque muchas veces decidimos sentarnos en la silla del crítico y del observador a decir “es que el alcalde no hace, los concejales no hacen”. Es hacerles una invitación para que nos sentemos en la silla del responsable, y estemos en el poder, para tomar decisiones y acciones en favor de Medellín, sin importar si eres joven, mujer, afro, negra, mulata o indígena; acá hay un espacio, con tal que hagas las cosas de manera coherente, consecuente, con disciplina y con pasión.

 











Nuestros aliados

Articulos recomendados

Por una Antioquia con Cero Desnutrición
Belleza y función: Una falsa oposición
No comas cuento: Supera los mitos en salud bucal
El reto es vencer la malnutrición en Medellín
Cuidados para niños con infecciones respiratorias
La Mayorista: central de abastos agroalimentario más importante de Colombia
“Salud, Paz y Equidad Social”: Compromiso de todos

Nuestras redes sociales