¿Cómo detectar que alguien sufre una enfermedad mental?

5 de Febrero del 2016
Compartir:

Por: Dr. Alberto Guzmán Ferraro, miembro de Saluspot, psicólogo especialista en desarrollo organizacional y psicoterapeuta. Todas las personas podemos sufrir en algún momento circunstancias que nos lleven a desarrollar una enfermedad o un trastorno mental, ya sea del tipo denominado leve por la comunidad (como los diversos trastornos emocionales) o las enfermedades mentales graves y estigmatizadas socialmente (como la esquizofrenia y el trastorno bipolar de la personalidad) Aunque no se conoce de forma específica el origen de estos males, la ciencia cree que dependen de una combinación de aspectos biológicos, psicológicos y socioculturales que, al presentarse, generan signos y síntomas que pueden ser observables. Así, es posible la identificación temprana de disfunciones mentales y, por ende, la intervención oportuna a la persona que las padece.

El diagnóstico temprano de los trastornos o las enfermedades mentales aumentan las posibilidades que tiene la persona de superarlas, logrando así un estilo de vida más saludable y adecuada.
Teniendo en cuenta lo anterior, la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) expone que al presentarse algunos de los siguientes signos y síntomas en una persona, ésta podría estar cursando un proceso de desarrollo de una disfunción mental de alguna gravedad.
  1. Cambios emocionales bruscos (por ejemplo, pasar de la felicidad a la tristeza con facilidad) o la inmutabilidad de un estado emocional (por ejemplo, manifestar tristeza o euforia constantes)
  2. Aislamiento social repentino, con pérdida de interés en los otros.
  3. Disminución del interés por las actividades cotidianas, responsabilidades y aficiones, con una aumento de la apatía.
  4. Cambios en los hábitos del sueño, como el exceso de sueño o vigilia.
  5. Cambio en las costumbres alimenticias (exceso de ingesta de alimentos o privación de ellos)
  6. Cambios marcados en los comportamientos de higiene personal.
  7. Problemas de concentración y atención.
  8. Dificultades con la memoria, principalmente para recordar acontecimientos de corto y mediano plazo.
  9. Dificultad para desarrollar pensamientos coherentes o deficiencia de un lenguaje lógico.
  10. Aumento de la sensibilidad sensorial, como por ejemplo intolerancia al ruido o a la luz.
  11. Manifestación de sensaciones de irrealidad o de desconexión de sí mismos.
  12. Pensamientos inusuales o exagerados, como teorías conspirativas o ideas mágicas e irreales.
  13. Estados de constante nerviosismo, sin explicación lógica.
  14. Comportamientos extraños o fuera de lo usual.
  15. Aparición de tics nerviosos.
Debe aclararse que la única presencia de uno de los anteriores signos o síntomas no indica la presencia de una grave enfermedad mental; pero la combinación de varios, en grados inquietantes que dificulten la vida normal de una persona, sí puede indicar el desarrollo de problemas mentales. Lo aconsejable siempre es buscar el apoyo profesional para el diagnóstico real del estado mental de un sujeto y los adecuados tratamientos. De esta forma se podrá conseguir apoyo para solucionar las inquietudes y preocupaciones que se puede tener sobre este tipo de enfermedades.











Nuestros aliados

Articulos recomendados

Por una Antioquia con Cero Desnutrición
Belleza y función: Una falsa oposición
No comas cuento: Supera los mitos en salud bucal
El reto es vencer la malnutrición en Medellín
Cuidados para niños con infecciones respiratorias
La Mayorista: central de abastos agroalimentario más importante de Colombia
“Salud, Paz y Equidad Social”: Compromiso de todos

Nuestras redes sociales