Actividad física y hábitos de consumo contrarrestan predisposición a la obesidad

20 de Septiembre del 2017
Compartir:

“Sí hay unas personas con mayor predisposición que otras a subir de peso, pero eso no quiere decir que no hay nada que hacer desde el punto de vista ambiental que tenga que ver con actividad física y con hábitos de consumo, para contrarrestar esa predisposición”. Así lo afirmó Claudia María Velásquez, nutricionista-dietista, magíster en ciencias básicas, coordinadora del Grupo de Investigación “Alimentación y nutrición humana”, y profesora titular de la Universidad de Antioquia.

Explicó: “Una persona predispuesta a subir de peso, mientras más saludable coma, mientras más se cuide de la grasa saturada y los excesos de grasa, mientras más se cuide de los excesos de azúcares, gaseosas, bebidas endulzantes, de preparaciones llenas de grasa, fritos, apanados, gratinados, y prepare sus alimentos de forma más natural, más cocida, con menos utilización de grasa, menos utilización de azúcares y menos utilización de harina, mejor será la respuesta del organismo y no subirá de peso”.

Pero esa alimentación saludable debe complementarse con actividad física, indicó: “Es absolutamente asociado a obesidad más que lo genético, el sedentarismo, quedarse sentado; no basta con una vez a la semana ni con ir el fin de semana a dar una caminada de media hora, sino que debe hacer ejercicio; no tiene que ser un deporte, no tiene que ser de fines competitivos, no tiene que ser de alto nivel, sino que cualquier actividad que le implique movimiento continuo al menos 40-45 minutos diarios, a una persona le ayuda enormemente a no tener una vida sedentaria y a contrarrestar lo que genéticamente pueda tener de predisposición para obesidad”.

Investigadora de la alimentacio?n humana

Si bien considera que la alimentación es y seguirá siendo un acto cotidiano fundamental para mantener la vida, y que alrededor del poder de los alimentos se mueven cada día nuevos imaginarios, porque en la experiencia personal a alguno le cae bien y a otro le cae mal, o uno piensa que cura mientras otro piensa que enferma, Claudia Velásquez siempre está a la búsqueda de la evidencia científica detrás de esos imaginarios.

“Es absolutamente asociado a obesidad?más que lo genético, el sedentarismo: se debe hacer ejercicio; no tiene que ser un deporte, no tiene que ser de fines competitivos ni de alto nivel, sino que cualquier actividad que implique movimiento continuo?al menos 40-45 minutos diarios”. Claudia Velásquez

Y señala: “Detrás de todo esto tiene que haber una evidencia científica capaz de demostrar lo bueno que tienen los alimentos, la necesidad de su consumo, la cantidad en que se deben consumir, las combinaciones ideales, las ofertas que hay en los mercados, cuáles son saludables, cuáles ofrecen ventajas para la salud. Estas preguntas que cada vez se hace más la comunidad y el mundo, alrededor de los alimentos y sus poderes para otorgar más salud o por el contrario el consumo inadecuado que genera enfermedad, requiere todas las bases científicas. Por eso me dediqué a investigar alrededor de alimentos, alimentación y nutrición humana. Ahora por ejemplo, estoy muy interesada en evaluar el tipo de grasa que tienen los productos de panadería en Medellín”.

 

“Formar nutricionistas- dietistas que den respuesta a los problemas alimentarios”

Berta Lucia Gaviria Gómez, directora de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Antioquia para el período 2017-2020, llega al cargo en un momento estratégico para el programa y para la Universidad, porque coincide con el inicio del nuevo Plan de Desarrollo de la Universidad a 10 años: “En ese sentido, nuestro gran reto es proyectar la Escuela en esos 10 años a través de un Plan Estratégico que nos permita visionar hacia dónde vamos, para que le demos respuesta a esas necesidades de la población, de la región, del país y del mundo”.

Indica que el eje de desarrollo que da la pauta para trabajar en todos los ejes misionales, es el proceso de modernización curricular que se construye hace varios años y que ya inicia su ejecución: “Es poner en marcha lo que hemos planeado estratégicamente con el currículo, un proceso de modernización curricular donde lo que queremos es formar al nutricionista-dietista contextualizado para el departamento, para el país, para la región, para América Latina. Ese nuevo currículo trae todas las estrategias y nodos polémicos identificados, bajo los cuales vamos a formar un nutricionista-dietista capaz de acompañar y darle respuesta a los problemas alimentarios y nutricionales de la región”.

La directiva destaca las fortalezas de la Escuela de Nutrición y Dietética: “En estos 52 años del programa de Nutrición y Dietética, el crecimiento siempre ha sido exponencial; la producción académica y científica han marcado hito y nos han puesto en primer lugar en el país en producción académica, científica. De ahí ese compromiso con la sociedad para formar los nutricionistas-dietistas con altos estándares de calidad, que ayuden a resolver esos problemas alimentarios y nutricionales de la región, del país y del mundo. Porque tenemos muchos de nuestros egresados formándose en otros países, pero también aportando desde su ejercicio profesional en otros países”.

En la vida de la Escuela, la investigación ha sido un pilar muy importante, resalta Gaviria Gómez: “Nuestros profesores con nuestros estudiantes ocupan los primeros lugares en las convocatorias de investigación. No es extraño que en estas convocatorias siempre mínimo uno de nuestros profesores se gane uno de los premios, por lo general el primer lugar en convocatorias importantes donde participan profesionales de otras disciplinas. Esto para la Escuela es muy importante y nos pone en un nivel de compromiso mucho mayor. A la luz de esas investigaciones, de ese trabajo académico y científico, lo que pretendemos es llevar ese conocimiento a la sociedad para se apropie de él, para que así mejore sus condiciones alimentarias y nutricionales. Ese es nuestro gran reto. Los profesores han hecho una apuesta muy importante y no sólo para ganarse los premios: es lograr que ese conocimiento nuevo que se está creando, se ponga al servicio de la academia, y que nuestros estudiantes se destaquen por ese conocimiento que los lleve a ser unos profesionales exitosos y de reconocimiento en el país y en el exterior”.

Por último, la directora de la Escuela de Nutrición reitera que los temas de alimentación y nutrición siempre serán prioridad en el mundo: “Nos preocupa enormemente el tema del hambre, del desperdicio de alimentos, de las inequidades. Las falencias en alimentación y nutrición son temas estructurales, que nos invitan a trabajar de manera transdisciplinaria: otras disciplinas, otras profesiones, todos juntos trabajando por lograr lo que se ha puesto como una meta a nivel mundial en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), donde el tema de alimentación y nutrición es un eje trasversal a todos estos objetivos”.











Nuestros aliados

Articulos recomendados

Por una Antioquia con Cero Desnutrición
Belleza y función: Una falsa oposición
No comas cuento: Supera los mitos en salud bucal
El reto es vencer la malnutrición en Medellín
Cuidados para niños con infecciones respiratorias
La Mayorista: central de abastos agroalimentario más importante de Colombia
“Salud, Paz y Equidad Social”: Compromiso de todos

Nuestras redes sociales